7 formas de gastar menos en alimentos durante la inflación (y comer bien al mismo tiempo)

FOTOS DE GETTY

Comer se estaba volviendo cada vez más caro.

La familia latinoamericana promedio gasta entre 25 y 40 por ciento de su presupuesto mensual en alimentos, según cifras oficiales de cada país. Los sectores más pobres asignan un porcentaje aún mayor.

América Latina es la región donde es más caro comer sano en el planeta con África, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Para ello, cada persona necesitó 4,25 dólares al día en 2019, según los últimos datos disponibles. Listo tres veces más de lo que la población podía permitirse.

El monto descontado será mayor, estima el subdirector general de la LEVA y representante para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué, en diálogo con BBC Mundo.

AFP

La FAO calcula un índice de precios de los alimentos y es que ahora es mas caro comer, Al menos mientras se mantengan los registros.

Esto conduce a una mala nutrición y, por lo tanto, a mayores tasas de desnutrición e incluso de hambre.

Ainsi, en période de forte inflation et de hausse des prix alimentaires qui en découle, le plus simple peut être de changer pour des produits moins chers mais qui ne sont pas nécessairement aussi sains ou qui n’ont pas l’équilibre nutritionnel dont notre corps necesita.

“Como en América Latina es más caro comer sano, pasamos a más carbohidratos, más azúcar, más grasas, todo eso es barato”, dice Berdegué.

Comer bien y al mismo tiempo gastar menos es un reto. Aquí te presentamos 7 acciones que puedes realizar para lograrlo.

1. cocinar

Puede que sea lo más obvio, pero es fundamental. Comprar comida al aire libre, en la calle o en una tienda, suele ser lo más rápido, pero no lo más económico.

FOTOS DE GETTY

Además, cuando compramos comidas preparadas, no sabemos la calidad de los ingredientes utilizados, ni siquiera sabemos qué ingredientes se usaron para hacerlas.

Lo mismo ocurre con los alimentos prefabricados que venden en el supermercado, los llamados productos ultraprocesados. Estos contienen exceso de grasas malas, sodio y azúcares, entre otros componentes, que se agregan para darle un mejor sabor pero no contribuyen a la salud.

Cocinar en casa significa que sabemos exactamente lo que comemos y pagamos menos.

2. Come bien

Un alto porcentaje de personas ingiere más alimentos de los que el cuerpo necesita.

Reducir las porciones que servimos a las cantidades recomendadas para el funcionamiento humano ayuda a nuestro bolsillo y, al mismo tiempo, nos ayuda a sentirnos mejor físicamente.

“Las cantidades servidas en muchos de nuestros países son demasiado grandes. La compra en el mercado sube mucho y, además, ese exceso de comida lleva al sobrepeso”, dice. mundo de la bbc La nutricionista venezolana Ariana Araujo.

Una dieta de entre 2.000 y 2.500 kilocalorías es un número suficiente de ingestas diarias.

3. Cambiar receta

FOTOS DE GETTY

Sustituir ingredientes o platos enteros es una forma de reducir los costos de los alimentos.

Algunos productos básicos como el aceite, el café, algunas frutas y verduras, la carne de res, el pan (y la harina de trigo en general), los huevos y algunas legumbres han aumentado de precio por encima del aumento promedio de alimentos y bebidas alcohólicas en la mayoría de los países de América Latina, según a la información publicada por las instituciones oficiales encargadas de medir la inflación.

Las tortillas de maíz, un alimento básico de la dieta mexicana, cuestan a los consumidores de ese país un 17,7% más hoy que hace un año. La harina de maíz, esencial para las arepas, ha subido de precio en toda la región.

Puede buscar sustitutos que sean nutricionalmente equivalentes o similares, pero que no se hayan vuelto tan caros o incluso más baratos.

GETTY IMAGES – Los frijoles han crecido menos que otros alimentos en la mayoría de los países de América Latina y son una buena fuente de proteína.

Para hacer esto, necesita saber qué productos son intercambiables.

Una comida balanceada debe tener la mitad de frutas y verduras, una cuarta parte de proteínas y la otra cuarta parte de carbohidratos, dice Araujo.

en el grupo de proteinas incluyen carne de res y cerdo, pollo, pescado, leche, queso, huevos, frijoles, lentejas y guisantes.

La carne de cerdo es la que, en general, menos ha subido de precio en los últimos 12 meses en América Latina, mientras que el pollo y el pescado han acompañado el aumento general, que ha sido menor que el aumento de los precios de la carne vacuna.

Los frijoles, por otro lado, no han visto un aumento de precio tan grande e incluso son más baratos que hace un año en algunos países.

“Hemos reducido mucho el consumo de legumbres, alubias, garbanzos, lentejas, si bien son productos accesibles que aportan buenas cantidades de proteína”, especifica Berdegué.

Entre el los glúcidos hay arroz, pan, maíz, pastas, plátanos y tubérculos -papa, yuca, boniato, entre otros.

El arroz y los tubérculos se han vuelto más baratos que el trigo y el maíz, por lo que optar por el primero ayudará a abaratar el menú.

FOTOS DE GETTY

“Una cosa que puedes hacer es mezclar cereales -arroz, pasta- con legumbres en el mismo plato. Los dos se complementan y contribuyen a formar una proteína muy similar a la de la carne”, explica José Balbanian, profesor de la Facultad de Nutrición de la Universidad de la República en Uruguay.

Con esta combinación, el organismo obtiene la aminoácidos esenciales.

“El sustituto nutricional es fácil de conseguir. El problema es cómo cambiar la cultura de la gente. ¿Cómo le quitas una tortilla a un mexicano o una arepa a un venezolano? pregunta Araujo.

En cuanto a los aceites, Araujo argumenta que puede ser cualquier cosa menos el aceite de palma, ya que es una grasa saturada que no es saludable. Balbanian agrega que es necesario su consumo, pero no en frituras.

4. Planifica las compras

FOTOS DE GETTY

Hacer un plan de lo que debemos comprar antes de ir al mercado es fundamental para ahorrar.

Lo primero es saber qué queremos comprar y luego decidir dónde. Recoger frutas y verduras, quesos o carnes en la feria suele ser más económico que en los grandes almacenes.

Cuando vas a un supermercado, lo ideal, según Araujo, es atravesar las tres paredes del local -los laterales y la parte de atrás- formando una «U» invertida.

Los productos frescos se encuentran comúnmente en estos pasillos y de ahí hay que seleccionar el 80% de la compra para que sea saludable, especifica la nutricionista.

No puedes ir al supermercado con hambre. porque si me quedo sin dinero y encima tengo hambre, veo una promoción de un producto ultraprocesado que me gusta mucho y caigo en la compra”, dice Balbanian.

Tener claro lo que se va a cocinar en los siguientes días permite calcular mejor las cantidades y no comprar de más, cosa importante en los alimentos perecederos para no tener que tirarlos después porque se echan a perder.

El consejo de Balbanian es comprar en grandes cantidades, para una misma familia o varias, para ahorrar dinero.

Una recomendación de Araujo es mirar los anaqueles inferiores, donde suelen estar los productos menos procesados ​​y menos costosos.

5. Encuentra estacional

FOTOS DE GETTY

Las frutas y verduras son intercambiables entre sí; lo importante es variar entre ellos.

“Proporcionan fibra, vitaminas y minerales que son muy difíciles de encontrar en otros alimentos”, dice Balbanian.

Para abaratar el coste de la alimentación, lo que aconsejan los expertos es comprar productos de temporada, según el país y su clima.

Intentar comer tomates fuera de temporada los encarece porque quienes los venden han recurrido a cadenas de frío para almacenarlos durante meses o producirlos en invernaderos, dos sistemas que encarecen los alimentos.

Por el contrario, los productos de temporada se encuentran en abundancia, a precios bajos, y es cuando son más sabrosos y nutritivos.

A veces hay productos más baratos que frescos en el pasillo de congelados, y puedes aprovechar estas oportunidades, siempre que los ingredientes que están escritos en la bolsa sean exclusivamente el producto que buscamos, sin aditivos, dice Araujo.

6. Aplicar técnicas de conservación

GETTY IMAGES – Aunque el pollo se ha vuelto más caro en la mayoría de los países de América Latina, todavía es más barato que otras carnes y puede usarse como sustituto de proteínas.

Una alternativa es comprar cuando sea barato y aplicar una técnica de conservación.

La forma más fácil es poner la comida en el congelador. Pueden ser carnes, así como la mayoría de las verduras (siempre y cuando no quieras comerlas crudas más tarde) y frutas.

Con las verduras, la recomendación es que cuando se vayan a comer se provoque un choque térmico, de frío a calor intenso, para que no pierdan su textura y tengan menos sabor.

También puede cocinar cantidades mayores de las que comerá de inmediato y guardar porciones en el congelador para más tarde, o cocinar ingredientes a granel y congelarlos para usarlos más tarde en preparaciones.

“Retiene más del 90% de sus nutrientes”, dice Araujo, y agrega que lo hace en casa.

Para no recurrir siempre al frío y dejar el congelador abarrotado, otra opción son las conservas.

Existen diferentes técnicas, pero la más sencilla es el envasado al vacío. “Durante la Segunda Guerra Mundial se hizo mucho con las verduras”, dice Araujo.

7. Busca marcas secundarias o marcas blancas, pero lee primero

GETTY IMAGES- Las marcas privadas no son necesariamente de menor calidad que las primeras marcas.

Debido al marketing, a menudo pensamos que un producto de la marca más destacada, también llamada primera marca, es mejor que los demás. Este no es necesariamente el caso.

«Es importante leer la lista de ingredientes, en lugar de la etiqueta de información nutricional, e identificar azúcares y grasas de baja calidad», dice Balbanian.

Araujo dice que a veces las segundas marcas o incluso las marcas propias -las genéricas de la cadena de supermercados- son más saludables porque, para abaratar los precios, no utilizan ciertas grasas o azúcares que utilizan las primeras marcas para darle otro sabor al producto. .

En otros, no son mejores pero tampoco peores. “Mi recomendación es leer las etiquetas y comparar. Casi siempre son bastante similares y hay un ahorro de costos significativo”, dice Araujo.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Fito Saenz Olvera