Cuando Henry Kissinger, a sus 98 años, advierte que la situación geopolítica mundial sufrirá profundos cambios a raíz de la guerra de Ucrania, refrenda con su autoridad lo que todos suponemos y lo que los expertos analizan y describen.

Tres exembajadores en España, Estados Unidos, Rusia y China prevén que esta guerra conducirá a un nuevo orden mundial. Pasaremos, según él, de un mundo multipolar a un mundo bipolar imperfecto. Se impondrá el establecimiento de un nuevo orden internacional consensuado que responda a la nueva realidad internacional, caracterizada, entre otras variantes, por un debilitamiento de Rusia y Estados Unidos, una mayor presencia de China y una reafirmación de la Europa como país político. unidad económica, fortalecida en el futuro para una mayor autonomía estratégica y una mayor capacidad de autodefensa.

La imposición del realismo como principio básico de la política reducirá, a juicio de estos embajadores, el peso de las diferencias ideológicas, hasta el punto de reforzar la convicción de que las reconfiguraciones se hacen en función de intereses y fuerzas económicas y militares. Se impondrá una política realista que favorezca los intereses y que implique acordar nuevas normas de comportamiento y convivencia entre las diferentes culturas. Sin embargo, desde una perspectiva euroamericana, un objetivo clave seguirá siendo la defensa de la democracia contra la autocracia.

Para Kissinger, tras la guerra de Ucrania “Rusia tendrá que reevaluar su relación con Europa y su actitud general hacia la OTAN”. Con respecto a China, observa: «Sospecho que cualquier líder chino pensaría ahora en cómo evitar encontrarse en la situación en la que se encontraba Putin, y cómo encontrarse en una posición en la que, en cualquier crisis que pudiera surgir, no tener un papel importante. »

La redefinición de objetivos y la selección de herramientas que permitan a cada país adaptarse a las nuevas condiciones geopolíticas nos obligan a pensar cómo posicionarnos en él de acuerdo con la realidad actual y la previsible evolución de los grandes actores. A pesar de su incuestionable poder real y su inherente apego a los principios democráticos, Europa y Estados Unidos perciben la necesidad de una profunda reestructuración de la calidad de sus instituciones y la mejora de un modelo económico comprometido con el crecimiento, pero fundamentalmente con el bienestar de la población. el ciudadano. Rusia y China, por su parte, presentan escenarios diferentes. A pesar de sus grandes dimensiones geográficas, su riqueza en petróleo y su potencial agrícola, el peso de Rusia es el de una pequeña economía con profundas debilidades internas que se manifiestan en problemas de productividad, pobreza, envejecimiento de la población, deterioro de la salud, a los que se problemas adicionales de calidad ambiental. China, por su parte, enfrenta una desaceleración del crecimiento, aumento de la deuda, mayor desigualdad social, aumento del desempleo y subempleo, contaminación ambiental y un sector de la salud débil.

¿Con quién y cómo alinearse? Para América Latina, la primera opción obviamente está del lado de la democracia. En medio del ruido del conflicto, países como Argentina y Brasil han evitado coquetear con los rusos. Otros, incluida Venezuela, han acentuado el acercamiento con fuerzas internacionales como Rusia, China, Irán, Turquía. Entre ellos, China parece haber adoptado una posición más realista. El malestar de sus empresas como accionistas minoritarios del sector petrolero ha sido el mismo que el de las empresas occidentales. Lo mismo ha sucedido en proyectos de cooperación en otras áreas. La presencia rusa, por otro lado, ha fortalecido su acercamiento con fines políticos. En esos mismos días, un informe presentado por los jefes de inteligencia de los Estados Unidos caracterizó los acuerdos de venta de armas y energía de Rusia y los compromisos con Venezuela, Nicaragua y Cuba como una expansión del acceso a los mercados y recursos naturales de «amenazas transnacionales a la seguridad». Alineaciones como esta, por supuesto, son no es el más práctico, Venezuela no es la ganadora.

Los cambios son inevitables. Nos corresponde a nosotros, como país, discutir nuestra inserción en ellos.

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo