(CNN Español) — El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este martes el regreso del país a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), compartiendo una reunión de trabajo con integrantes del Grupo de Puebla y del Consejo Latinoamericano para la Justicia y la Democracia (Clajud), en la sala de los pueblos originarios de la Casa Rosada.

“En América Latina estamos todos en el mismo barco, y la construcción de la unidad debe dejar de lado el uso político, porque nos condena a nuevos aplazamientos. Por eso debemos revitalizar la Unasur lo antes posible”, dijo el mandatario al término del encuentro, donde anunció la reactivación de los derechos y obligaciones de la Argentina ante el organismo regional.

De esta manera, Argentina normaliza su presencia en el bloque con su regreso a la institucionalidad, interrumpida bajo el gobierno anterior. Actualmente, la Unasur está compuesta por Guyana, Surinam, Bolivia, Venezuela y Perú.

En ese sentido, Alberto Fernández instó a «acordar la necesidad de construir un bloque regional como mecanismo de autodefensa porque nadie se salva solo», y consideró que «si Brasil y Argentina están a lo Interno, la Unasur tendrá otra». poder y será necesario avanzar para que todos los países hermanos retomen el camino” hacia este bloque regional.

En su discurso, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero dijo que «Argentina ha merecido ser el país que lidere la lucha por los derechos humanos durante los últimos 40 años, y por eso España traslada aquí un abrazo fraterno al pueblo argentino por su tarea inspiradora», y al mismo tiempo se proclamó partidario de «un antes y un después en la búsqueda de la unidad de América Latina para que la pobreza sea abolida definitivamente, que la igualdad sea el único horizonte y que los derechos humanos sean lo que la región exporta.

El expresidente colombiano Ernesto Samper destacó la importancia del «regreso a Unasur» de Argentina para que la organización «fortalezca, amplíe y retome las banderas sociales del progresismo en América Latina». También aclaró que “esta integración política se fundamenta en la preservación de la condición de la región como zona de paz en el mundo, así como en la continuidad de la democracia y el respeto a los derechos humanos en el continente”.

El expresidente boliviano Evo Morales sostuvo que «la diversidad cultural es nuestra riqueza, es nuestra identidad para enfrentar las adversidades», y subrayó la necesidad de garantizar «la soberanía política, ideológica y también jurídica» porque la «lucha actual es por los recursos naturales: si pertenece a los pueblos bajo la autorización de los Estados, o a los particulares bajo el saqueo de las transnacionales”.

Por su parte, el expresidente de Ecuador Rafael Correa destacó que “la integración va mucho más allá de la ideología”, y subrayó que “hoy más que nunca será necesaria la Unasur frente a una gravísima crisis económica que nos afectará más temprano que tarde para seguir dependiendo en una moneda extrarregional”

Denis Granados Martínez