Armita Geravand: La joven supuestamente agredida en el metro de Teherán por no llevar el velo, en muerte cerebral | Internacional

La joven de 16 años Armita Geravand ha sido declarada en estado de muerte cerebral tras sufrir supuestamente una agresión a manos de la policía de la moralidad iraní por no llevar puesto el hiyab, según han afirmado este domingo medios iraníes. El suceso se produjo el pasado 1 de octubre, cuando al menos un agente la empujó contra una barra metálica en el metro de Teherán, según varios testigos del altercado, lo que le produjo una fractura de cráneo que obligó a su hospitalización en coma. Las autoridades iraníes, sin embargo, atribuyeron el golpe a un supuesto desmayo de la adolescente. La prensa iraní también ha publicado hoy la condena a 13 y 12 años de cárcel a las dos periodistas que revelaron el caso de Mahsa Amini, la mujer de 22 años fallecida en septiembre de 2022 bajo custodia policial por llevar mal colocado el velo. Su muerte desencadenó un potente movimiento de protesta en todo el país duramente reprimido por el régimen de Teherán.

El domingo 1 de octubre, día laborable en Irán, Geravand, estudiante de Arte, entró en la estación de metro Shohada a primera hora de la mañana para acudir a sus clases con dos compañeras de instituto. Según se aprecia en los vídeos del metro difundidos por la agencia oficial IRNA, ninguna de las tres jóvenes llevaba el cabello cubierto. En las imágenes tomadas por una de las cámaras del andén, las tres chicas entran en un vagón y, casi inmediatamente después, se ve cómo las amigas de Armita Geravand la sacan inerte del coche.

Hospitalizada desde entonces, ahora “el seguimiento” de su situación “indica que su estado de muerte cerebral es cierto, pese a los esfuerzos del equipo médico”, han publicado medios iraníes como las agencias Irna y Tasnim este domingo.

Varias organizaciones de derechos humanos han destacado las similitudes del caso de Geravand y Amini. El movimiento de protesta Mujer, Vida y Libertad, que se inició con la muerte de la joven kurda de 22 años y ha supuesto uno de los mayores desafíos a la República Islámica, intenta mantenerse activo pese a la represión. Desde el exterior, ha recibido dos importantes reconocimientos: el premio Sájarov del Parlamento Europeo para la fallecida Amini y el citado movimiento, y poco antes el premio Nobel de la Paz para la activista iraní por los derechos de la mujer Narges Mohammadi, que cumple 10 años de condena en una prisión del país.

Reprimendas, multas y arrestos

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El Gobierno iraní ha rechazado que Geravand fuera herida por su enfrentamiento con los agentes por no seguir el código de vestimenta impuesto por el régimen. El incumplimiento de dicho código puede implicar reprimendas públicas, multas y arrestos. Pese a ello, muchas mujerse lo han infringido en señal de protesta tras la muerte de Amini.

Este mismo domingo, un tribunal revolucionario iraní ha condenado a Nilufar Hamedi y Elahe Mohammadi, las periodistas que desvelaron el caso de Mahsa Amini, según la agencia oficial IRNA. Ambas mujeres fueron sentenciadas a penas de 13 y 12 años de prisión, respectivamente, después de ser acusadas, entre otros delitos, de colaboración con el Gobierno de EE UU, actos contra la seguridad del Estado y propaganda contra el sistema.

Hamedi fue detenida después de hacer una foto a los padres de Amini mientras se abrazaban tras conocer que su hija se encontraba en coma. Mohammadi fue arrestada después de haber escrito sobre el funeral de Mahsa en la localidad de Saqez, donde comenzaron las protestas.

Niloofar Hamedi
Nilofar Hamedi, una de las periodistas iraníes condenadas por informar de la muerte de Mahsa Amini.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo