(CNN Español) — La mayoría oficialista de la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó este jueves una reforma semestral de las elecciones municipales del país, previstas para el 6 de noviembre.

La reforma a la Ley Electoral 331 fue aprobada con el voto favorable de 78 diputados del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y sus aliados, mientras que 10 diputados votaron en contra y tres se abstuvieron.

La bancada sandinista presentó este martes el proyecto de ley bajo el argumento de que la iniciativa agilizará y mejorará el funcionamiento de los consejos electorales de departamentos y municipios, brindando mayor transparencia. La reforma detalla los procesos administrativos y funcionales de los consejos de recepción de votos durante el proceso electoral.

Las reformas aprobadas redujeron el período de campaña a 20 días para las elecciones municipales ya 30 días para las elecciones nacionales, mientras que la duración de la ley fue de 42 y 72 días respectivamente. La reforma también aumenta de 400 a 600 el número de electores asignados a cada una de las comisiones de recepción de votos.

Durante el debate, el diputado Lesther Flores, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), argumentó que el tiempo destinado a la campaña política no es suficiente para que los candidatos presenten sus planes de gobierno a los pueblos de los lejanos territorios.

Así afectó la guerra en Ucrania las sanciones contra Nicaragua 2:31

En tanto, el diputado sandinista Walmaro Gutiérrez respondió que hay partidos que solo se acercan a la población en periodos de campaña.

Por su parte, el observatorio independiente Urnas Abiertas, a través de un comunicado de prensa publicado este martes en sus redes sociales, afirmó que “ninguna de las nueve reformas propuestas sugiere cambios sustantivos para mejorar la transparencia o la integridad general del sistema electoral, tales como la separación de los órganos intermedios de la administración electoral, o reformas que permitan la observación electoral independiente».

El organismo cívico reiteró que el país necesita un proceso electoral creíble, integral y legítimo. “Las condiciones son para tener dicho proceso, recuperar las libertades fundamentales, en particular la de los presos políticos, el cese de la represión, el levantamiento del estado policial, profundas reformas electorales y la observación electoral nacional e internacional, incluyendo la labor de derechos humanos organizaciones “, expresa el comunicado de Urnas Abiertas.

La Asamblea Nacional aprobó una reforma a la ley electoral el 5 de mayo de 2021, a pesar del llamado de la comunidad internacional, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y sectores de la oposición nicaragüense que propusieron un marco legal que garantice elecciones libres, justas, transparentes y elecciones observadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.