El sacerdote Óscar Benavides, de la iglesia Espíritu Santo de Nicaragua, fue detenido arbitrariamente por la policía este domingo, denunciaron la diócesis de Siuna y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. La policía nicaragüense no se ha pronunciado sobre el incidente, pero se suma a las tensiones existentes entre la Iglesia Católica y el gobierno. Humberto Belli, exministro de Educación de Nicaragua e historiador especializado en religiones, analiza la tensión que ha surgido entre el gobierno de Ortega y la comunidad católica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.