Para cualquier buen venezolano, ver a Nicolás Maduro fingiendo, con tanta frialdad, que preside un gobierno “normal” en un país “normal”, es impactante. Quien destruyó la economía, reduciendo su tamaño a casi una cuarta parte de lo que era cuando asumió y condenando a más del 94% de sus compatriotas a la pobreza; que arbitrariamente mantiene presos a cientos de venezolanos por motivos políticos, muchos de ellos militares; y quien está siendo investigado por agencias de la ONU y la CPI por su presunta responsabilidad, como Jefe de Estado, en el asesinato de manifestantes y la tortura y muerte de personas bajo la custodia de seguridad de sus agencias, camina tranquilamente por los espacios de poder como si él no tiene que responder por esto y mucho más: un presidente cualquiera. Olvídese de su reelección fraudulenta y de una asamblea constituyente inventada para confiscar, con una Corte Suprema abyecta y obsequiosa, los poderes legítimos de una Asamblea Nacional con mayoría de oposición. Asimismo, se invisibiliza la corrupción, extorsión y confiscaciones que alimentaron a la nueva oligarquía que tomó el poder.

Muy engreído, invade los medios de comunicación para comentar temas triviales o inventar cualquier cosa para eludir sus responsabilidades. Durante este tiempo, el país sufre profundos y terribles sufrimientos que deben ser enfrentados de manera resolutiva y urgente. Anuncia una decisión u otra, como si el Estado que ha destruido con tanto esfuerzo tuviera la capacidad real de ocuparse de los asuntos antes mencionados. Mientras se realiza la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, California, se le ocurre la idea de visitar la Turquía del autócrata Erdogan. Por supuesto, el oro depreciado lo compra ilegalmente, con un daño ambiental enorme, por parte de sus anfitriones en Guayana. Además, fue expresamente excluido del evento estadounidense por encabezar una dictadura. Se desliza Como si nada hubiera pasado, aparece más tarde, acompañado de su esposa y miembros de una delegación que hizo escala en Argelia para hablar en general sobre la necesidad de un mundo multipolar. Inmediatamente surgió en Irán, un socio experimentado en eludir las sanciones estadounidenses. Pero esta no es una gira estatal planificada. Es una de las pocas incursiones que se pueden autorizar sin la aplicación de la orden de arresto por narcotráfico y otros delitos, emitida por la Fiscalía Federal. No le conviene, le gustaría fingir. Para agregar al absurdo, una noticia informa que la Asociación Mundial de Boxeo lo había nombrado «campeón honorario». Y no, no fue una broma porque eliminé a un país que alguna vez fue saludable. ¡Esta fue una verdadera noticia! ¿Por qué debemos sospechar tratos turbios?

Pero todo lo anterior se les escapa a los chavomaduristas. El país es de ellos, así de simple. les pertenece Lo tomaron porque les fue “legado” por el Libertador en la persona de Hugo Chávez. Por lo tanto, son ante todo afirmaciones. Además, después de un viaje por el desierto forzado por el imperialismo, ¡Venezuela finalmente se ha “sedentarizado”! Testigos de la (supuesta) reactivación de la economía, tiendas llenas de productos importados, modernas construcciones en el este de Caracas y el resurgimiento de la producción agrícola en los mercados. Incluso se exporta.

Sin que nos demos cuenta, se ha colado una nueva narrativa en la que Maduro y su gente no aparecen como los villanos en absoluto. Atrás quedaron las broncas sobre un perverso «socialismo del siglo XXI» y, más aún, las pretensiones de ampliar los poderes del Estado con nuevas desamortizaciones o inversiones en proyectos «revolucionarios». Los dólares en circulación han logrado rejuvenecer la imagen de Maduro. Por lo tanto, deben suspenderse las sanciones internacionales y las investigaciones penales en su contra, ya que entorpecen el proceso de «normalización» en curso.

De hecho, esta historia es escandalosa. Pero la oposición no debe cometer el error de reducir su acción a negar estas acusaciones. La economía tenderá a seguir creciendo por la razón fundamental de que el país tiene un potencial desaprovechado, sofocado durante tantos años de opresión chavista, que no puede dejar de germinar en cuanto se le ofrece la más mínima oportunidad de expresarse. Carece de sentido oponerse a las conclusiones que se hacen al respecto. Eso sí, en la Tierra de lo Arbitrario, cualquier ocurrencia de uno de los trogloditas gobernantes puede acabar con un negocio.

Corresponde a las fuerzas democráticas proyectar una Venezuela alternativa, que dé contenido real a las expectativas de los pueblos, vinculándolas a los cambios imprescindibles a conquistar para que se hagan realidad. Insistimos en la importancia de la economía, pero con una narrativa que va más allá de las habituales propuestas de estabilización y las reformas a emprender. Debe construirse sobre la base de las necesidades de seguridad, financiación, apoyo, servicios públicos eficientes y sobre todo garantías para que las personas o empresas puedan ver fructificados sus esfuerzos productivos o comerciales y disfrutar de una vida digna y de calidad. La lucha por mejorar las condiciones de vida de la población debe, como consecuencia lógica, reivindicar derechos y exigir el retorno al orden constitucional. Esta sería la base de una plataforma política que contribuya a la unificación de las fuerzas de oposición en su lucha por conquistar las condiciones para el ansiado cambio. Asimismo, ayudará a despojar de artificiosidad a la “normalización” anunciada por Maduro, sin garantías, incapaz de fomentar la inversión productiva y sujeta a los caprichos que le puedan llegar a él o a sus allegados cuando la situación se les haga más difícil. . .

Es bien sabido que bajo el reino de la fantasía que Maduro busca proyectar, se encuentra el mismo mundo de terror al que nos hemos acostumbrado. Hace desaparecer durante unos días a jóvenes que rendían homenaje a un niño asesinado por reclamar sus derechos, Neomar Lander, y los acusa de «incitar al odio y conspirar para delinquir». Alienta a sus bandas fascistas a atacar a Juan Guaidó que está de gira por dentro. Encarcela injustamente a Javier Tarazona, director de la ONG Fundaredes, quien había denunciado violaciones de derechos humanos en estados fronterizos; Roland Carreño, portavoz del partido Voluntad Popular, y muchos otros. Presos políticos por capricho. Jorge Rodríguez compite con el del mazo amenazando a un banquero y tirando tonterías para boicotear las posibilidades de retomar negociaciones en México. Y los militares corruptos, como siempre, están muy presentes con sus extorsiones, gemidos y decomisos. Mientras tanto, como señala el informe del prestigioso Johns Hopkins Center for Humanitarian Health, Venezuela tiene uno de los peores datos sanitarios del continente. Pero como el gobierno dejó de publicar cifras sobre el tema hace años, el problema no existe. El neofascismo del chavomadurismo sigue muy vivo.

Aussi insolite et scandaleux que cela puisse être de vérifier que le pire gouvernement de l’histoire du Venezuela est toujours au pouvoir – si calme, comme s’il n’avait pas cassé une assiette – il ne suffit pas d’exiger, Maduro partez Ahora ! Porque lo que han logrado, con la ayuda de la dictadura castrista y los errores de los partidos de oposición, es destruir las esperanzas de cambio y proyectar la idea de que llegaron para quedarse. Por lo tanto, es mejor aceptar la «normalización» en curso. El gran desafío de las fuerzas democráticas es, por tanto, superar este tipo de inevitabilidad y proyectar una opción clara y real por el cambio. Para ello, es necesario construir una fuerza capaz de recoger las aspiraciones de superación de la gran mayoría para que se apropie de las luchas por los cambios necesarios y se movilice detrás de una plataforma política que la convierta en el centro de su acción. Una narrativa alternativa, que inspire confianza porque se base en propuestas serias, vinculadas a las realidades de las personas, debe desarrollar los músculos necesarios para conquistar estos cambios.

Con tal apoyo, puede ser acertado negociar con el gobierno, con el consentimiento de los países que las impusieron, la reconsideración de ciertas sanciones, siempre contra avances concretos y exigibles.

La pretensión del régimen de demostrar que las cosas están mejorando puede servir, paradójicamente, para reforzar la opción democrática. ¿Cómo sucedió en tantos países, se preguntarán, y por qué no me toca a mí? Aquí es donde debe haber una respuesta clara de las fuerzas democráticas, acompañada de las acciones necesarias para lograr los cambios necesarios.

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Fito Saenz Olvera