Francia vota en decisivas elecciones legislativas por Macron

Francia
Foto: Ludovic MARIN / PISCINA / AFP

Los franceses votan este domingo en la primera vuelta de las elecciones legislativas que deben decidir si el presidente centrista Emmanuel Macron, reelegido hace seis semanas, tendrá una nueva mayoría parlamentaria para aplicar su programa.

Los colegios electorales abrieron a las 8 de la mañana en Francia continental para la mayoría de los 48 millones de votantes, que ya habían comenzado a votar el día anterior en gran parte de los territorios de ultramar.

Por primera vez en 25 años, los principales partidos de izquierda -ecólogos, comunistas, socialistas y France Insoumise (izquierda radical)- han decidido unirse en un frente único, encabezado por Jean-Luc Mélenchon.

El veterano político de 70 años, que salió a las puertas de la elección presidencial con casi el 22 % de los votos, busca su revancha en esta «tercera vuelta» e impide que Macron aplique su programa liberal.

Para la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes), liderada por Mélenchon, los franceses reeligieron el 24 de abril al centrista no por su programa, sino para evitar que su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, llegara al poder.

Las encuestas vinculan a la alianza centrista ¡Juntos! y en el frente de izquierda en la primera vuelta, y la victoria del oficialismo en la segunda vuelta del 19 de junio, pero sin mayoría absoluta -solo relativa- para Macron.

La abstención se anuncia como clave, sobre todo para la izquierda radical y la extrema derecha, cuyos votantes son más propensos a no acudir a las urnas. Más de la mitad de los votantes podrían abstenerse, según las encuestas.

La participación se situó en el 18,43% al mediodía local, 0,8 puntos menos que a la misma hora en las legislativas de 2017 (y 2,5 puntos menos que en 2012).

En la ciudad de Saint-Sulpice-la-Forêt (oeste), Arnaud Davy, de 61 años, señala que hay «menos interés que por las elecciones presidenciales» que se realizaron en abril. “Hablamos menos” de estas elecciones legislativas, añade.

577 boletos para ganar

Ante el ascenso de los Nupes y la posibilidad de perder la mayoría absoluta, el presidente francés, de 44 años, descendió al fango electoral en la recta final de la campaña para exigir una «mayoría fuerte y clara» frente a los «extremos». «. «.

Macron se arriesga a poder aplicar su programa, cuyo coste se estimó en abril en 50.000 millones de euros anuales (unos 52.600 millones de dólares) y que incluye el aplazamiento de la jubilación de los 62 a los 65 o el «renacimiento» nuclear.

El sistema electoral francés dificulta establecer proyecciones claras de los resultados. Los votantes deben elegir al diputado de su circunscripción -577 en total- en una votación uninominal de dos vueltas.

Tras las elecciones del 19 de junio, sabremos si los franceses tienen plena confianza en Macron y más de 289 diputados (mayoría absoluta), si le obligan a negociar por mayoría relativa o si imponen la «cohabitación».

En este último escenario, “ya ​​no fijaría la política de la nación, sino la mayoría de la Asamblea y el primer ministro que sale de ella”, explica Dominique Rousseau, profesora de derecho constitucional en la Universidad Panthéon-Sorbonne.

Francia ya ha tenido mandatos con un gobierno y un presidente de diferentes tendencias políticas. La última cohabitación tuvo lugar entre 1997 y 2002, cuando el presidente conservador Jacques Chirac nombró al socialista Lionel Jospin como primer ministro.

Al igual que Jospin, quien lideró la Alianza de la Izquierda Plural en las elecciones legislativas de 1997, Mélenchon aspira a convertirse en jefe de gobierno. La idea de ver al “Chávez galo”, en palabras del ministro de Economía, en el poder preocupa al oficialismo.

Contrairement à la présidentielle, l’extrême droite -divisée- n’arrive pas en position de force, au-delà de ses fiefs du nord et du sud-est, et le parti de droite traditionnel Los Republicanos risque son avenir après la débâcle d ‘abril.

Si el poder adquisitivo, en un contexto de subida de precios por la guerra de Ucrania, es la principal preocupación, la campaña estuvo marcada por varias polémicas por la actuación de la policía, como en el Stade de France.

Los colegios electorales cerrarán a las 16.00 horas, excepto en las principales ciudades como París, donde permanecerán abiertos hasta las 18.00 horas, cuando se esperan las primeras estimaciones de los institutos de votación.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Fito Saenz Olvera