Certificado de salud Italia
Certificado sanitario italiano. CEPE

Italia dirá adiós este 1 de mayo al certificado sanitario del coronavirus, que dejará de ser obligatorio en la gran mayoría de lugares donde se exigía, como cines o pabellones deportivos, y también comenzará a quitarse la mascarilla, porque se mantendrá en medios de transporte y espectáculos en salas cerradas.

El tan criticado pase sanitario, que demuestra la vacunación contra el covid-19, la curación o negatividad de su portador, no desaparece del todo, pues hasta final de año será obligatorio para trabajar o acceder a hospitales y hasta el 31 de mayo para entrar en Italia.

Pero a partir de este domingo ya no se reclamará en el resto de lugares donde en los últimos meses era obligatorio exhibirlo: bares y restaurantes de interior, aviones, trenes, gimnasios, cines, piscinas, fiestas, ceremonias, discotecas, teatros. , conciertos o congresos. .

Italia ha recurrido a este instrumento, conocido como Green Pass, en su lucha contra el virus e incluso tenía una versión «reforzada», que solo contemplaba la vacunación o curación, lo que en la práctica excluía a los no vacunados de parte importante de la vida social.

Esto, sumado a su obligación de acceder a cargos y puestos de trabajo con el claro objetivo de persuadir a la vacunación -que también caduca-, ha despertado críticas y protestas generalizadas en el país.

Italia acaba con certificado sanitario

En plena recuperación del turismo, Italia ha decidido que hasta el 31 de mayo para pisar su territorio desde el extranjero será necesario seguir mostrando el certificado en su versión básica, es decir demostrar que uno está vacunado, curado o tiene una prueba negativa.

Pero ya no es necesario rellenar hojas y documentos con datos de contacto, los llamados PLF (Passenger Locator Form) que hasta ahora se distribuían a bordo de aviones, trenes o barcos durante los viajes a Italia desde otros países.

Entonces, Italia, el primer país occidental en cerrar debido al coronavirus, en marzo de 2020, se dirige a lo que probablemente será su verano más parecido a los tan esperados tiempos previos a la pandemia.

Sin embargo, la mascarilla, en sus distintas versiones, perdurará en el día a día de los italianos, aunque menos, solo en determinados casos.

Mas detalles

El gobierno de Mario Draghi pretendía deshacerse de este dispositivo de seguridad en mayo pero finalmente lo prorrogó hasta el 15 de junio en varios espacios.

Por ejemplo, la mascarilla FFP2 seguirá siendo obligatoria en todos los medios de transporte, de cercanías y larga distancia, desde autobuses, metros, trenes regionales, trenes de alta velocidad o aviones.

Así como en teatros, cines, salas de conciertos o estadios cerrados.

La mascarilla, por supuesto, seguirá exigiéndose a empleados, usuarios y visitantes de hospitales o residencias de ancianos.

Por el contrario, a partir de mañana no será obligatorio en comercios, centros comerciales, supermercados, bares y restaurantes, oficinas públicas, bancos, museos, discotecas o peluquerías, aunque se «recomenda» su uso en el caso de espacios cerrados.

En los puestos de trabajo, tanto públicos como privados, excepto en el sanitario, también decaerá el uso de la mascarilla, que sólo es recomendable, aunque los dirigentes podrán decidir alternativas.

El 31 de marzo, Italia dejó atrás un estado de emergencia sin precedentes de 790 días, puso fin a la clasificación de regiones según el riesgo epidemiológico y se deshizo del Comité Técnico y Científico que asesoraba al gobierno en la toma de decisiones.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.