La Conferencia Episcopal Venezolana dará a conocer un protocolo para la prevención de abusos en la Iglesia

Durante su Asamblea Plenaria Ordinaria, la Conferencia Episcopal Venezolana debatirá este miércoles un “protocolo para la prevención de abusos en el ámbito eclesial”. Esto tras denuncias respecto a casos de sacerdotes venezolanos que, a pesar de ser acusados ​​de abusos, continúan dentro de la Iglesia.

En un artículo de periódico El Correo de Washington se reveló que el clérigo, acusado de pederastia, no había cumplido ninguna pena de prisión. Además, actualmente ejercen en la Iglesia Católica venezolana.

Por ello, y tras dos semanas de silencio, la CEV realizará una rueda de prensa para presentar dicho protocolo, según reseña Monitoreamos.

La investigación del diario estadounidense, liderada por la periodista Ana Vanessa Herrero durante los últimos dos años, examinó 10 casos de denuncias de abuso sexual por parte de sacerdotes a niños y adolescentes.

Descubrió que muchos de los clérigos acusados ​​y condenados habían sido puestos en libertad antes de cumplir sus condenas. Incluso hay algunos que ni siquiera han pasado un tiempo en prisión. Y, en al menos tres de los casos, los sacerdotes fueron aceptados nuevamente en el ministerio.

Conferencia Episcopal Venezolana Anunciará ‘Protocolo de Prevención de Abuso’ en la Iglesia

Un ejemplo es el del sacerdote Luis Alberto Mosquera, quien fue condenado en 2006 a más de siete años de prisión, pero su estancia en prisión no terminó, pues un juez le concedió la libertad a los dos años y volvió a la cárcel. Iglesia en el Estado Lara, donde aún ejerce.

En otro caso, el sacerdote Enrique Castro Azócar fue detenido en Anzoátegui en 2019 tras ser acusado de abusar sexualmente de dos menores. Se declaró culpable y fue sentenciado a cinco años de prisión. Sin embargo, le dieron otra medida de libertad. Como condición para su liberación, tenía que mantenerse alejado de las víctimas, consultar a un psicólogo y comparecer ante el tribunal cada 30 días.

Y aunque aseguraron que sería destituido de su cargo de sacerdote, esto no sucedió y solo lo trasladaron a otra parroquia.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Fito Saenz Olvera