La economía de Venezuela no está mejorando, el régimen está mejorando

AME9700. CARACAS (VENEZUELA), 05/03/2021.- Fotografía de una pintada contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, el 4 de febrero de 2021, en Caracas (Venezuela). La Venezuela que dejó Hugo Chávez al morir el 5 de marzo de 2013, tras 14 años en el poder, no tuvo éxodos masivos ni sanciones económicas y la pobreza extrema fue baja, al igual que las críticas a la legitimidad del gobierno. Ocho años después, el país se encuentra en las antípodas de este momento. Aunque la lista comparativa entre la Venezuela de ayer y la de hoy podría ser más larga, destacan ocho aspectos: migración, inseguridad, pobreza, legitimidad, control de cambios, sanciones, oposición y ayuda. EFE/Miguel Gutiérrez

Por Emili J. Blasco | A B C

En el último año, Venezuela se ha consolidado como el país más pobre de América, con un PIB per cápita incluso inferior al de Haití y Nicaragua, países que hasta ahora eran catalogados como los más miserables del hemisferio occidental. En diez años, la economía venezolana ha caído un 87%: un derrumbe sin precedentes en la historia, fuera de situaciones de guerra.

El desplome ha sido tal que hay poco margen para una mayor caída, ya que el poco petróleo extraído y comercializado permite un mínimo de actividad económica que no se puede rebajar.

Es por ello que los indicadores muestran que el colapso económico, en términos macroeconómicos, parece haber tocado fondo. En consecuencia, cualquier incremento mínimo tendrá signo positivo, haciendo que el observador externo imagine una reactivación que en realidad no lo es.

Lo que pasó es que el gobierno de Nicolás Maduro logró “desmonetizar” la economía. Sin llevar a cabo la dolarización oficial, ha asegurado que gran parte de las transacciones deben hacerse en dólares, lo que facilita ciertas importaciones y el acceso a cierta diversidad de bienes por parte de ciertos segmentos de la población. También facilita el blanqueo de capitales (no lo olvides, porque es la razón de todo).

Estos movimientos dan la apariencia de una reactivación económica, pero el país apenas ha vuelto a la producción de bienes y servicios. Por un lado, la producción manufacturera aún no se recupera y, por otro lado, los servicios básicos continúan cayendo, como el racionamiento del consumo de electricidad (en promedio solo hay cuatro horas de suministro por día) y agua potable (seis horas de suministro por día). una vez cada dos semanas, aunque esto varía según la ubicación). Si no hay un aumento en el consumo de electricidad, significa que las empresas no han comenzado a recuperarse.

Una economía de “bodegones”

Lo que funciona son los conocidos en Venezuela como “bodegones”: tiendas que llevan mercancías importadas, normalmente importadas de Estados Unidos y vendidas en dólares; Se trata de productos muy variados, aunque destinados sobre todo a la alimentación y también a la limpieza y el aseo: necesidades diarias que la producción nacional no ha podido cubrir durante mucho tiempo.

La prolifération de ces types d’établissements – certains médias qualifient l’économie vénézuélienne d’économie parallèle de natures mortes – reste suspecte : la dollarisation secrète du pays leur a donné une lettre de normalité dans les rues vénézuéliennes, mais peu de gens l’ han hecho. acceso a los dólares necesarios para vivir íntegramente en esa moneda. En el bodegón, actores del régimen chavista y muchos cómplices de actividades ilícitas (narcotráfico, contrabando de combustible, minería ilegal…) han encontrado la manera de lavar su dinero sucio.

Solo el 5% de la población tiene acceso a la economía de la dolarización, que desplaza unos $5 billones al año, esta economía es la que le permite a Maduro simular alguna reactivación económica frente al mundo, para señalar con el dedo las sanciones como fallidas.

Algunos cálculos apuntan a que solo en torno al 5% de la población tiene acceso a esta economía, que mueve unos 5 billones de dólares al año. Mucha gente participa solo parcialmente, recaudando los dólares necesarios, por ejemplo, para comprar ciertos productos, como la gasolina, que ya se vende solo en moneda estadounidense.

Esta circulación de dinero es lo que le permite a Maduro simular frente al mundo una cierta reactivación económica, con el intento de dar por fallidas las sanciones internacionales contra su régimen y atraer nuevas inversiones. Pero la demostración de que hasta ahora la situación no despega es el anuncio del Gobierno de su intención de privatizar un paquete minoritario en empresas públicas (de momento, en telecomunicaciones, pero tendrá que hacerlo en el sector petrolero si quiere atraer las inversiones necesarias para aumentar la producción).

Los números no mienten

Para 2022, Venezuela muestra mejores cifras macroeconómicas, pero son engañosas. Así, la obsolescencia del bolívar permite la aparición de una inflación cada vez más débil, incluso en sus cifras desorbitadas (del 65.000 % en 2018, ha caído al 500 % para este año y el próximo como pronostica el FMI). Al no utilizar la moneda nacional oficial en muchas transacciones de compra y venta, se reduce la presión sobre la moneda, que es con la que se mide oficialmente la inflación del país: es como tomarle la temperatura a una parte del cuerpo en el hecho de que la sangre no fluya porque ha sido desviada a otro lugar.

En cuanto al PIB, algunas entidades parecen haber creído en los castillos petroleros que construye Maduro en el aire. Credit Suisse ha considerado que el PIB de Venezuela puede haber aumentado al menos un 20%, por lo que se reducirá al mínimo para producir en 2022 una media de 830.000 barriles de petróleo, lo que supondría un aporte total de 6.000 millones de dólares. Este es un volumen de producción inalcanzable en este momento: en 2021, el promedio fue de 600.000 barriles por día, y aunque ahora se supera esta cuota, PDVSA no cumplirá la meta aunque Chevron haya sido autorizada por la Casa Blanca, debido a su insistente presión sobre la administración Biden, para desbloquear parcialmente sus asuntos en Venezuela.

El FMI prevé una subida del PIB de 1,55 en 2022 y lo mismo en 2023

El FMI, por supuesto, no aceptó esta cuenta de la lechera, y pronostica que el PIB venezolano aumentará 1,5% en 2022 y lo mismo en 2023. Esto es muy poco para una economía que se desploma año tras año de 2012 (en 2019 cayó -35% y en 2020 -30%; en 2021, cuando el mundo entero dio un gran salto en la recuperación de la pandemia, el PIB venezolano cayó -1,5%). Hoy, el tamaño de la economía venezolana es 13% de lo que era en 2012, con un desplome de 87%, según cifras del FMI.

En términos absolutos, el PIB de Venezuela apenas duplica al de Haití, y en PIB per cápita, el de Venezuela es el más bajo de toda América, pasando de $12.000 en 2012 a $1.690 en 2021 (y que el FMI tiene solo 26 millones de habitantes, teniendo en cuenta cuenta el éxodo al extranjero que se ha producido). Por lo tanto, está por debajo del PIB per cápita de Nicaragua (2.180) y Haití (1.770).

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo