La emboscada del capitalismo desbocado

Un artículo reciente en el periódico español El país con un título sugerenteEl capitalismo galopante se abre camino en Venezuelaterminó convenciéndome de que es necesario abrir un espacio de reflexión sobre lo que significa la aparente recuperación de la economía venezolana, y las consecuencias que esto tiene para la recuperación de la nación en su conjunto. Vale aquí una aclaración importante: la reactivación de la economía es, sin duda, un paso imprescindible para la recuperación de la nación, pero, y esto es un elemento esencial en estas consideraciones sobre la marcha, no es en ningún caso el único elemento. Redescubrir el espíritu libertario de nuestro pueblo, poder volver a respirar espacios de democracia, creatividad y espiritualidad no controlados por el Gran Hermano chavista, volver a tener universidades florecientes, redescubrir el respeto al saber frente a la arrogante improvisación del autoritarismo. , y poder participar en el ejercicio de la ciudadanía garantizado por nuestra Constitución, sin temor a represalias del poder.

Cito una frase del artículo que contiene una opinión atribuida a Luis Vicente León:

“La economía –explica Luis Vicente León, economista y presidente de la encuestadora Datanálisis– se rebela contra el orden establecido más rápido que las propias sociedades. Lo que está pasando en Venezuela, como antes en China o Rusia, es que la gente ha estado buscando soluciones imaginativas al control estatal y al intervencionismo. Cuando el gobierno se metió en problemas con las sanciones y el aislamiento, empezaron a darse cuenta de que andar en la tabla de surf que había construido la empresa era más una solución que un problema. Y se levantó: «Eso mismo pasó con el dólar, que pasó de ser perseguido y satanizado a garantizar cierta estabilidad».

León es uno de los principales representantes de una opinión que gana terreno en Venezuela y que podría resumirse en la siguiente frase “hay que separar la economía de la política”. La implicación es que la polarización aparentemente intratable del país y el fracaso de la oposición para llevar al gobierno de facto a un enfrentamiento electoral legítimo no ofrecen ninguna esperanza de aliviar la profunda crisis económica y de servicios del país. Se argumenta entonces que es necesario transitar por los espacios de un cierto nivel de convivencia con el régimen que dé una traducción duradera a la posible mejoría que se vislumbra con la suspensión de las sanciones internacionales contra Venezuela, la aparente liberalización de controles y algún régimen promovido. iniciativas, como el fomento del espíritu empresarial.

La separación conceptual y pragmática de la economía y la política, bajo el control de un gobierno populista autoritario, es una ficción peligrosa que favorece la permanencia indefinida del chavismo en el poder. La permisividad y aparente liberalización del gobierno de facto, que alcanza solo a un sector minoritario de la población, no incluye la participación en política, espacio reservado al chavismo. Esto se traduce, de manera muy profunda, en la aceptación de que para que la situación económica del país mejore, es necesario poner en práctica cualquier iniciativa seria encaminada a restaurar la democracia y la libertad en Venezuela. Un episodio reciente que ilustra conmovedoramente los riesgos de la ingenua convivencia con el régimen fue el nombramiento de los magistrados del TSJ. Esto se hizo de la manera más arbitraria posible y sin ninguna concesión a las fuerzas que están detrás del supuesto intento de reconciliación en el país y que abogan por la reducción del espacio de confrontación con el régimen.

A las decisiones de ciertos grupos de la dirigencia política y comercial venezolana se suma la posición de desencanto y frustración del pueblo ante las debilidades estratégicas y la profunda desunión de la oposición. Un ejemplo dramático de esta desunión fue la reciente decisión de un grupo de oposición de adelantar un proceso primario. Algo que debe ser sopesado y discutido cuidadosamente, para que no haya exclusiones y para asegurar que quien resulte electo como candidato, en unos comicios que aún tienen una existencia virtual, sea reconocido y respaldado por todos los sectores de la oposición, se ha adelantado. en un espacio no inclusivo, por decir lo menos. En este contexto, la idea de incluir una doble vuelta, si en algún momento se produce el elusivo consenso, no parece desacertada.

A esta compleja situación se suma la guerra en Ucrania que llevó a Estados Unidos a levantar numerosas sanciones contra el régimen de Maduro, al punto de autorizar a Chevron a restablecer las relaciones comerciales y la explotación del crudo venezolano. El objetivo es muy simple: es quitarle a Putin un aliado importante, Venezuela, en el escenario internacional. El precio que pagó el anhelo de los venezolanos por recuperar su patria es cuestión de otras consideraciones, todo ello al margen de mantener un apoyo formal y declarativo por el ínterin.

Termino preguntándome: ¿cómo sería diferente si se articulara una narrativa clara del no a la convivencia, mientras se estimularan espacios de reconciliación entre venezolanos y una genuina recuperación económica? Cohabitar ingenuamente puede terminar en que el astuto Maduro vuelva a ganar las elecciones, en el momento que decida, sin que el chavismo tenga que recurrir a una trampa, que aún no se ha cometido, como descartar la posibilidad de que voten más de 10 millones de venezolanos. , en la diáspora y en el país, como denunció recientemente Súmate. El régimen no tiene por qué no entregar nada en las «negociaciones» en México. Esta es la pura, simple y dura verdad y la que nos debe llevar a pensar y actuar para no hundirnos en el pantano sin fondo de la desesperación y la ficción de una recuperación económica, que no soluciona ni la pobreza ni la exclusión social, la el caos de los servicios públicos o los costos pornográficos de la atención médica. Demasiadas cosas negativas para ignorar en favor de un arreglo que trae migajas a toda la población y es un sándwich de cardenal para los privilegiados, dentro y fuera del régimen. Esto no es para defender la posición absurda de que los venezolanos deben ser pobres para rebelarse contra el régimen. No. Es responsabilidad de quienes nos han hecho pobres reparar el daño causado. Debemos contribuir a esta causa, sin sacrificar la democracia y la libertad en el camino.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo