Acabo de presentar públicamente mi nuevo libro, bautizado con el nombre de #Tumba, en el que relato detalladamente los crímenes que se están cometiendo en Venezuela a manos de los líderes de la mal llamada Revolución del Socialismo del Siglo XXI. Nuestra intención es dejar huellas escritas de tales desmanes para que la memoria del país no deje de tener presentes tales fechorías. No lo hago con la intención de aferrarme a sentimientos de rencor, sino como una forma de hacer sentir el reclamo de justicia para las víctimas de tal acoso.

En esta era chavomadurista, nuestro país se ha convertido en la tumba de los derechos humanos. Como ya he advertido, no tengo ninguna intención de desenterrar el odio, y menos de prever vientos huracanados para barrer cualquier posibilidad de reconciliación entre los venezolanos. Pero debemos hacer sonar la alarma ante las cínicas pretensiones de los jerarcas del régimen, responsables de todas estas violaciones, de desconocer sus responsabilidades directas en la ejecución intelectual y material de detenciones arbitrarias, torturas o tratos crueles. y asesinato

Otros entierros que se han realizado en Venezuela son los valores y principios que se deben respetar para una democracia en pleno funcionamiento. Bueno, en Venezuela hemos sufrido de gobernantes que desprecian la economía y no les importa la prosperidad de los ciudadanos. Se empeñan en gritar que ser rico es malo, que hay que atacar a los que tienen riquezas para vengarse de los que no tienen nada, y entonces lo que vemos es que quien pudo tener empleados en sus fábricas o en sus fincas, fue arrasado hasta los huesos. suelo y Con estas quiebras, los puestos de trabajo de millones de trabajadores también desaparecieron. Vemos así que el odio y los rencores son parte del equipaje con el que viajan estos falsos mesías, provocando derrumbes económicos como el constatado en Venezuela y condenando al pueblo a sobrevivir en la miseria más espantosa.

Y nos preguntamos, con justificada preocupación, ¿cómo lograr la necesaria concordia entre los venezolanos, cuando a lo que se dedican, desde las más altas esferas del gobierno, es a predicar el odio sazonado con los más insultos reprochables? ¿Dónde hemos visto que aplastando a los ricos podemos ayudar a los pobres? Un país difícilmente puede progresar cuando sus ciudadanos son burlados o cuando las posibilidades de iniciativas para emprender actividades generadoras de riqueza son limitadas. Está más que probado que donde no funciona un mercado basado en reglas de juego claras para operar e invertir, sobre una plataforma sólida de Estado de derecho, donde reine la justicia y se respete la propiedad privada, será difícil que que haya sostenibilidad económica, humana y social.

Estos son los temas tratados en mi nuevo libro. #Tumba Espero que leas y me envíes tus comentarios.

@alcaldeledezma

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo