Nueva York celebró este domingo su Marcha del Orgullo Gay

Foto: Infobae

Banderas del arcoíris, música y fiesta inundaron este domingo las calles de Nueva York durante la Marcha del Orgullo LGTBIQ+, un evento histórico que no se celebraba de forma presencial desde 2019 debido a la pandemia del coronavirus.

“Este año parece que hay más locales que turistas, tal vez hay un poco menos de gente que el año pasado de 2019”, dijo a Efe un voluntario de la Iglesia Episcopal de la Ascensión, que se encuentra en la Quinta Avenida, mientras repartía agua con limón a los participantes.

Fue difícil superar el desfile anterior, ya que era el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall en Nueva York.

Se trataba de violentas manifestaciones que tuvieron lugar para protestar contra un allanamiento policial ocurrido en la madrugada del 28 de junio de 1969 en este lugar de referencia de la comunidad gay de la Gran Manzana y que encendió la mecha de la lucha por los derechos de del colectivo, ya que el 28 de junio de 1970 se realizaron las primeras marchas del Orgullo en Nueva York y Los Ángeles en conmemoración del primer aniversario de los disturbios.

Iván Castro, que viajó desde Orlando (Florida) para asistir por primera vez a este multitudinario evento, cuenta a Efe que en todos estos años no se ha perdido la «esencia» del desfile.

“Me siento libre, eso es lo que necesitamos”, dice, bailando al ritmo de la música de las carrozas en la vereda de la avenida principal.

Este es el primer año en esta década en que el desfile vuelve a realizarse sin restricciones por la covid-19.

Sin embargo, este año, otra epidemia preocupa a la comunidad, la de la viruela del simio.

Funcionarios de salud de la ciudad de Nueva York ampliaron el jueves el acceso a una vacuna contra la viruela del mono, ofreciéndola a hombres que han tenido múltiples parejas sexuales masculinas o no identificadas en los últimos 14 días, porque es un virus que afecta, entre otros, a hombres homosexuales.

Un total de 39 personas en Nueva York han dado positivo, según el Departamento de Salud.

Según la Organización Mundial de la SaludLa viruela del simio se transmite de persona a persona a través del contacto cercano con lesiones, fluidos corporales, gotitas respiratorias y materiales contaminados.

“Continuamos con las mismas medidas que habíamos usado con covid, usando desinfectante para manos y máscaras”, señala Castro.

Algunos de los asistentes este año cambiaron la bandera multicolor por una pancarta de protesta contra la Corte Suprema de los Estados Unidos, de mayoría conservadora, que emitió un fallo el viernes pasado revocando las protecciones del derecho al aborto.

“Abortemos la Corte Suprema”, decía el cartel de Esther Schonfeld.

“Creo que el derecho al aborto está intrínsecamente ligado al orgullo porque el orgullo tiene que ver con nuestra autonomía para dirigir nuestras propias vidas y (el fallo supremo) nos ha quitado nuestra autonomía corporal y nuestra capacidad de elegir nuestra propia dirección y nuestras propias decisiones. planificación familiar. Por eso vine con este cartel”, dijo el joven de 21 años.

Además, Schonfeld dijo sentirse “preocupada” de que jueces más conservadores logren revocar otros derechos en la comunidad LGTBIQ+.

Junto con la acción tomada por la Corte Suprema el viernes, el juez conservador Clarence Thomas enfatizó que la Corte Suprema «debería reconsiderar todos los precedentes», que incluirían fallos que garanticen la protección del matrimonio entre personas del mismo sexo y el acceso a anticonceptivos para parejas casadas. .

Por su parte, los organizadores del desfile decidieron que Planned Parenthood, una ONG que brinda servicios de salud reproductiva y aborto, sería la encargada de abrir el desfile.

“El orgullo nació de la protesta y siempre será un espacio de lucha contra la injusticia y la discriminación. Estamos abogando por la autonomía corporal en el Desfile del Orgullo de Nueva York de este año», dijeron los organizadores en un comunicado.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Fito Saenz Olvera