La Policía Nacional de Nicaragua acusó este viernes al obispo Rolando José Álvarez Lagos, obispo de Matagalpa, de presuntamente liderar grupos violentos para incitarlos a cometer actos de odio contra la población, generando un ambiente de zozobra y desorden con el objetivo de desestabilizar el Estado. de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales. Esta semana, el gobierno de Daniel Ortega cerró varias estaciones de radio católicas y privó de la libertad a líderes religiosos, obligándolos a permanecer en sus iglesias.

Fito Saenz Olvera