(CNN)– El Clan del Golfo es una temida banda criminal colombiana dedicada al narcotráfico y la extorsión, que según la Policía Nacional es una de las «organizaciones más peligrosas en el crimen transnacional».

Este grupo, antes conocido como Clan Úsuga, pero también conocido como Los Urabeños, o Autodefensas Gaitanistas de Colombia, cuenta entre sus líderes con ex narcotraficantes y ex paramilitares y nació tras la desmovilización de los Estados Unidos. Autodefensas Autodefensas de Colombia (AUC), un grupo paramilitar de extrema derecha, en 2006.

Fue fundado en 2007 por Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, paramilitar del Bloque Centauros de las Autodefensas, quien fue capturado en 2009 y extraditado a Estados Unidos en 2018. Previo a la extradición se declaró inocente. .

Don Mario era considerado el narcotraficante más buscado de Colombia. Pero en noviembre de 2021, después de varios años en prisión, Rendón Herrera se declaró culpable en Estados Unidos de los cargos de distribuir narcóticos y apoyar a un grupo terrorista como parte de un imperio de cocaína de mil millones de dólares, según un informe de Reuters.

Los fiscales señalaron que Don Mario enfrenta sentencias en Colombia por condenas relacionadas con el tráfico de drogas, violaciones de armas y «numerosos» homicidios.

Duke: La captura de Otoniel marca el fin del Clan del Golfo 1:54

Après la capture de Don Mario, le chef de cette organisation était Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, qui a tenu pendant des années les rênes de ce groupe armé jusqu’à sa capture en octobre 2021 dans les montagnes d’Antioquia et récemment extradé vers EE.UU.

De su captura, el presidente colombiano Iván Duque dijo que fue «el golpe más duro que se le ha dado al narcotráfico en este siglo en nuestro país» y comparó la caída de Otoniel con la del narcotraficante Pablo Escobar en la década de los 90.

“Asesino de policías, militares, líderes sociales. Además, un reclutador de menores, también es conocido por esta demencia que lo llevó a abusar repetidamente de niños y adolescentes. Formó parte no solo del cártel de los más buscados por narcotráfico, reclutamiento, sino también por abuso infantil”, dijo Duque sobre Otoniel.

Al momento de su detención, contra Úsuga, había al menos 122 órdenes de captura por narcotráfico, concierto para delinquir, homicidio y lavado de activos, según consta en el expediente de la Fiscalía General de Colombia.

Desde su captura, Úsuga se ha declarado inocente de los cargos. Sin embargo, el juez de garantías de la época avaló el pedido de la fiscalía de mantenerlo tras las rejas. La extradición se produjo después de que el Consejo de Estado revocara la suspensión pronunciada la semana pasada tras un recurso interpuesto por varias víctimas.

Según un informe de la Defensoría del Pueblo de 2018, el Clan del Golfo, al igual que otras organizaciones criminales en Colombia, “ha retomado la tradición de un conjunto de grupos originalmente articulados con el Cartel de Medellín, que luego se transformó en las ACCU (Autonomía Campesina). Fuerzas Armadas de Córdoba y Urabá) y las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), sanguinarios grupos criminales.

Los tentáculos del Clan del Golfo traspasan fronteras

Medir la extensión de este grupo armado es difícil, ya que, como señaló la organización Ideas para la Paz (Indepaz) en un informe de 2017, esta estructura criminal tiene un “componente” armado de alrededor de 1.900 integrantes, según cifras oficiales de la época. y otra de «subcontratación», repartidas por varias zonas del país.

Está integrado por estructuras paramilitares, organizaciones criminales y los llamados «socios» que colaboran con la «junta directiva» de la organización.

Y medir el número de hombres en sus filas es otra tarea de enormes proporciones. En mayo de 2017, el Ministerio de Defensa de Colombia estimó que 1.800 miembros integraban sus filas, menos de la mitad de los 4.000 que llegaron a albergar en 2009, cuando alcanzaron su punto máximo.

El gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018) informó en 2015 que durante la primera fase de la Operación Agamenón logró desmantelar el Clan del Golfo en un 50%.

Pero según información de mayo de 2022 del actual gobierno con las campañas Agamenón (2015) y Cóndor, las autoridades han capturado a más de 2.800 integrantes de esta banda criminal.

La compleja estructura del Clan del Golfo ha extendido sus dominios a gran parte de Colombia, utilizando, entre otras cosas, mecanismos de extorsión y los ingresos millonarios que generan las actividades ilícitas que concentran, como la minería y el narcotráfico.

Están presentes en 107 de los 1.100 municipios de Colombia, según Indepaz, incluidos Urabá en Antioquia y Chocó, el sur de Córdoba y zonas urbanas y semiurbanas del Bajo Cauca. Todo en el noroeste de Colombia.

Pero la presencia del Clan del Golfo no es solo en Colombia. Sus tentáculos han logrado traspasar los límites y hoy están presentes en varios continentes. Tanto es así que su principal fuente de financiamiento proviene del narcotráfico, negocio en el que colaboran con el Cártel de Sinaloa y su rival, el Cártel Jalisco Nueva Generación, de México.

Según información policial colombiana de noviembre de 2021, la presencia del grupo armado organizado se extiende a 28 países de cuatro continentes como rutas y destinos.

Según la Policía Nacional, el Clan del Golfo tiene presencia en América en Estados Unidos, México, Honduras, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Brasil, Guatemala, Nicaragua, Venezuela y El Salvador. En Europa, Bélgica, España, Países Bajos, Alemania, Francia, Portugal, Polonia, Grecia, Irlanda, Inglaterra, Italia, Albania y Ucrania. En Asia, los tentáculos de este grupo han llegado a Irán, Emiratos Árabes Unidos y China, y en También han llegado a Australia.

Y tiene alianzas con las principales mafias del mundo, según el general Jorge Luis Vargas Valencia, director general de la policía colombiana. En México tiene negocios con los cárteles de Jalisco Nueva Generación y Sinaloa. En Europa, sus contactos son con las mafias calabresas y sicilianas, así como con las redes de narcotraficantes de los Balcanes, «estas últimas también encargadas de abastecer a los países de Asia y, más concretamente, de Oriente Medio», dijo el general Vargas en Noviembre. 2021, tras la captura de alias Otoniel.

Además, la policía colombiana dijo que en promedio, el Clan del Golfo, bajo el mando de Otoniel, “tenía la capacidad de traficar aproximadamente 20 toneladas de cocaína por mes”. Y que para traficar sus productos utilizó más de 200 marcas de ropa, zapatos, vehículos de alta gama, cadenas de tiendas para “identificar sus cargamentos de cocaína”.

La próxima generación de narcotraficantes

A pesar de todas las miles de detenciones que las autoridades anuncian cada cierto tiempo, que anuncian como “golpes fuertes al narcotráfico”, los líderes del Clan del Golfo se renuevan. Primero cayó Don Mario, luego Otoniel, quien fue el último capo del narcotráfico en ser extraditado a Estados Unidos.

Pero ahora hay otros que se cree que son los actuales líderes del Clan del Golfo en Colombia por quienes las autoridades han ofrecido recompensas de hasta 1,2 millones de dólares. Se trata de “Siopas”, “Chiquito Malo” y “Gonzalito” quienes, según Duque, son considerados los actuales líderes del Clan del Golfo.

“Estos 3 delincuentes van a ser confrontados con este ‘bloque de búsqueda’ y por supuesto en el marco de esta campaña militar y policial de Cóndor”, declaró Duque este lunes 9 de mayo desde Necoclí, en el extremo occidental de Antioquia.

Duque dijo que el bloque de búsqueda -en alusión a una expresión históricamente utilizada en Colombia para denominar a los grupos que buscan a los narcotraficantes más buscados- contará con más de 700 policías y más de 720 militares para “dar cada vez más presencia operativa y fuerza a la campaña que hemos emprendido desde la captura de alias Otoniel para darle el golpe final al Clan del Golfo”, dijo Duque este lunes.

Y aunque, según el presidente Duque, aseguró que el Clan del Golfo “trató de generar intimidación a través de actos cobardes tratando de mostrar, desesperadamente, una fuerza que no tiene“, lo cierto es que esta fuerza, a través de un llamado paro armado, Se fue al menos seis muertos, ataques a 187 vehículos (públicos y privados) y bloqueos en al menos cuatro vías del país como parte de la medida del poderoso cartel de la droga en represalia por la extradición de Dairo Úsuga, alias Otoniel, a Estados Unidos , Mayo 4.

— Con información de Gabriela Matute Urdaneta y Melissa Velásquez Loaiza de CNN en Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.