¿Qué hacer contra el colapso del yuan?

En el mundo financiero se esperan las medidas que está tomando el gobierno chino para frenar la caída de capitales liderada por el yuan. La moneda china registró el valor más bajo desde julio de 2015, cuando se desvinculó del dólar, materializando así su apreciación. Fue solo en el último mes de abril que la moneda perdió un 3% de su valor frente al dólar estadounidense. El último trimestre no pudo ser peor con una devaluación del 7%.

Si la tendencia de debilitamiento de la moneda continúa, las salidas de capital de la órbita de China podrían dispararse. Esta semana, el Banco Central de China anunció que reduciría para el 15 de mayo su requisito para que los bancos mantengan una tasa de depósito en el extranjero en 8% en una clara muestra de malestar por la depreciación del efectivo. Esta había alcanzado una tasa de 6,56 yuanes frente al dólar, tasa inferior a la de abril de 2021.

Tres cosas preocupan a los inversores: la primera es la cuarentena impuesta a muchas de las principales ciudades chinas, como Shanghái, Pekín y unas 30 más; Otro es el destino incierto de la economía de China, que está siendo observada desde el exterior y muestra signos de contracción. y el tercero es el temor a un posible repunte de la solidaridad china a favor de Rusia en la guerra contra Ucrania. Todo lo anterior, en mayor o menor medida, afecta directamente la confianza de los bancos y agentes de inversión.

La política Covid Zero sigue siendo el arma de batalla de Xi Jinping. Un abandon de cette stratégie, qui a provoqué de graves distorsions à l’intérieur et à l’extérieur de la Chine et dont le coup dévastateur continuera à se faire sentir à l’échelle mondiale pendant de nombreuses lunes, n’est pas en vue en un futuro próximo. Al igual que el FMI, nueve importantes bancos de inversión han reducido sus expectativas sobre el desempeño anual del PIB este año. El crecimiento esperado del 4,5% es la nueva cifra media, un punto menos de lo que anticipan las cifras oficiales.

En otro ámbito, la política exterior de Pekín sigue enviando un mensaje ambiguo al escenario internacional en términos de solidaridad con el Kremlin. En estos tiempos turbulentos e inciertos ya la espera de una postura más clara para asegurar la exclusión de China de las sanciones occidentales, el capital seguirá teniendo una visión negativa de los mercados chinos. El capital anda suelto y la inseguridad expulsa al universo de inversores.

Finalmente, la fortaleza de la recuperación económica de EE. UU. complica aún más las cosas. La confianza en un dólar más fuerte necesariamente desalienta la tendencia a refugiarse en la divisa asiática. Como el yuan es un símbolo de moneda fuerte, también es susceptible a los ataques de la Reserva Federal, que avanza posiciones con sus tasas de interés.

En los círculos de analistas de mercado, hay preocupaciones sobre el camino que elegirá Pekín ante esta obstinada debilidad del yuan. China se orienta hacia lo mejor para el sostenimiento de su economía, pero las alternativas de actuación son igual de peligrosas: permitir la devaluación de su signo para mejorar la competitividad de los productos de exportación o apostar por la fortaleza del yuan para seguir el ritmo de su importaciones de energía. Este último no se alcanza sin la combustión acelerada de sus reservas.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por el periodismo sin censura!
Fito Saenz Olvera