Uno de los incidentes de la guerra que Rusia libra contra Ucrania desde 2013 y que se ha recrudecido desde el pasado mes de febrero, después de que la primera declarara que sería responsable de un genocidio en su propio territorio que obligó a la primera a una «operación militar de protección». -el acto de agresión que ha condenado la ONU- es objeto de debate ante la Corte Internacional de Justicia. Ucrania y la Federación de Rusia son partes en su Estatuto. Esta es una pregunta que subraya, una vez más, la vigencia y en sí mismo el respeto del Derecho Internacional en el mundo contemporáneo.

El procedimiento lo lleva Ucrania ante la Corte para resolver su «controversia» con Rusia en relación con «la interpretación, aplicación y ejecución de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948». Rusia, en efecto, está señalando con el dedo -intentando justificar su guerra como un ejercicio de protección- de cometer genocidio en los oblasts. [organización territorial ucraniana] de Lugansk y Donetsk.

Ucrania ha pedido al tribunal de La Haya que emita medidas de seguridad y garantías de no repetición de lo que considera una «medida ilegal» o una respuesta rusa contraria al derecho internacional, bajo una falsa suposición de genocidio. Y exige que, de conformidad con el artículo 74, número 1 de su Reglamento, prevea medidas provisionales «con prioridad» sobre otras materias.

En su Auto de 16 de marzo de 2022, luego de varias consideraciones preliminares, la Corte se pronuncia sobre la falta de competencia que le atribuye la Federación Rusa para conocer y decidir, advirtiéndole que por lo tanto no participaría en el juicio oral. Pero este último responde que «su no participación no afecta en modo alguno la validez de la decisión» que debe dictar, invocando su precedente en el Caso guyanés vs. Veneciauela (CIJ, Informes 2020).

Luego analiza si Rusia puede o no desplegar unilateralmente, como lo ha hecho, una acción militar alegando la existencia de un genocidio en curso dentro de Ucrania. Y concluye que, si bien la Convención sobre Genocidio obliga a sus Estados Partes a prevenir y sancionar dicho crimen internacional, su artículo I no distingue, por un lado, sobre los tipos de medidas que pueden adoptarse y, por otro lado, otra parte, que la observancia de buena fe de esta obligación, ningún Estado podrá hacerlo prescindiendo de las demás partes en la misma Convención.

Por lo tanto, lo que correspondía según la Corte y en caso de que Rusia tuviera razón, era movilizar a los órganos competentes de las Naciones Unidas o que Rusia se apoderara de sí misma, la Corte Internacional de Justicia. Sin embargo, los jueces especifican, y sin prejuzgar sobre el fondo, que no tienen pruebas proporcionadas por la Federación Rusa sobre la existencia de un genocidio en curso dentro de Ucrania.

En definitiva, los jueces de La Haya recuerdan, en definitiva, que han encontrado un vínculo entre el derecho de Ucrania que consideran «plausible» y las medidas provisionales que ha solicitado y hacen prevalecer su competencia, al mismo tiempo, están de acuerdo sobre otras medidas distintas, de conformidad con el párrafo 2 del artículo 75 de su Reglamento. Por lo tanto, durante la audiencia y decisión sobre el fondo de la solicitud, ordenó la «suspensión de las operaciones militares lanzadas el 24 de febrero de 2022» por la Federación Rusa en territorio ucraniano y su obligación de «garantizar que sus unidades militares o las fuerzas armadas irregulares fuerza a las unidades a las que ha apoyado” de cualquier forma “comete actos tendientes a la realización de dichas operaciones militares”; medida aprobada por 13 jueces y rechazada por dos. Y que «ambas partes [Ucrania y Rusia] deben abstenerse de cualquier acto que pueda agravar o ampliar la controversia a ser resuelta por la Corte o cuya solución la haga más difícil”; medida aprobada por unanimidad.

La Corte rechazó categóricamente la otra medida solicitada por Ucrania, a saber, que la Federación de Rusia informe periódicamente sobre el cumplimiento de las medidas provisionales acordadas y ordenadas. Surge entonces la pregunta que nos preocupa: ¿acaso teme que el incumplimiento de estas medidas comprometa, en especie, su autoridad como órgano de justicia internacional? ¿Está tratando de mantener su equilibrio y su neutralidad entre las partes, para no ver comprometida su necesaria imparcialidad frente a la cuestión principal que deberá decidir?

La cuestión de Ucrania y su destino legal debería llamar la atención de los gobiernos de los estados miembros de la ONU, en particular de aquellos que están pensando en el Nuevo Orden, porque el contexto no paga a favor de la CIJ.

El 8 de abril de 1993, en otro caso, exigiendo que Serbia «adopte de inmediato todas las medidas posibles para prevenir la comisión de un crimen de genocidio en Bosnia y Herzegovina», su mandato quedó sin efecto. Las consecuencias son obvias.

Pasarán catorce años -se refiere a ello el embajador venezolano Diego Arria, quien fuera presidente del Consejo de Seguridad- hasta el 26 de febrero de 2007, cuando la Corte opte por afirmar que «Serbia no ha cometido, conspirado ni ha sido cómplice de órganos o personas a su servicio en la comisión del crimen de genocidio alegado por el peticionario”, a saber, el gobierno bosnio. Hubo un genocidio, sí, pero sin responsabilidad estatal. Algo inusual.

Sin embargo, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia juzgó posteriormente al exlíder serbio Slobodan Milosevic «por genocidio y crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos durante las guerras en Croacia y Bosnia (1991-1995) y en Kosovo (1998-1999)». . Murió en su celda, en espera de juicio y bajo las críticas de Moscú en los tribunales por haberle impedido ser atendido médicamente por el gobierno ruso (El país11 de marzo de 2006).

La justicia internacional que se forjó en 1945 después del Holocausto aparentemente está experimentando su calvario diabólico.

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.