Simon Bolivar
Foto: Archivo

El régimen, primero chavista y luego perseguido por Maduro, intentó secuestrar a Bolívar, tratando de hacerlo exclusivamente suyo, tanto en sus ideas como en sus acciones, incluso desfigurado por un retrato diferente de lo que realmente era. No lo consiguieron, porque el camino del Libertador es ancho y profundo, y su biografía es realmente muy diferente a la que el régimen trató en vano de vendernos. No pretendo en estas líneas construir otro formato sobre lo que representa nuestro Libertador para los venezolanos, por la sencilla razón de que Bolívar es de todos, y cada cual tiene derecho a analizarlo y ponerlo en valor según el prisma que decida. usar.

Sólo me alienta la intención de resaltar en estos breves párrafos ciertos aspectos que, a mi juicio, también son relevantes, adecuados al momento histórico en el que esperamos tarde o temprano nos tocará vivir en la necesaria reconstrucción espiritual y material de el país. . Nuestro Libertador debe ser recompensado, y la mejor manera de hacerlo es que muchos de sus ideales y testimonios de vida constituyan un abono que contribuirá, creo, al enriquecimiento de la nueva patria por construir.

Lo primero que destacaría es el amor a la libertad, esa conciencia que Bolívar asimiló de sus lecturas ilustradas, consistente en que el ser humano debe luchar y vencer todas las fuerzas opresoras que lo degradan y terminan por impedir su innato deseo de ser. libres, etc., para poder desarrollar sin coerción explotadora sus proyectos vitales. La libertad, junto con la justicia y la igualdad, constituyen un eje sobre el que construir una nueva nación digna, independiente y orgullosa en el concierto internacional que nos ha tocado vivir.

El fortalecimiento de la moral republicana y de las virtudes que la constituyen, sin las cuales es imposible la estabilidad de una sociedad democrática y libertaria, así como de un gobierno limitado por el respeto a la ley, la búsqueda de la justicia y la lucha contra la arbitrariedad, encuentra en Las Ideas Bolivarianas un faro que nos compromete para el futuro. De manera particular, destacaría una virtud muy preciada para Bolívar, como es la honestidad, la entrega al público por el solo hecho de servir mejor, así como el esfuerzo incansable por erradicar el cáncer maligno de la corrupción, que tiene aprisionado a nuestro Estado. , al servicio de intereses canallas y vicios de todo tipo.

La educación, tema también querido por Bolívar, vale la pena retomar aquí, porque la educación es la práctica de la libertad, tanto como búsqueda de la excelencia en la adquisición de conocimientos, como también, y lo subrayo, como educación en valores, que contribuyen a revalorizando el amor a la patria, el valor de la dignidad humana y sus derechos esenciales, así como el control y subordinación del poder a su mejor despliegue.

En esta reflexión sobre la relevancia del ideario bolivariano en el futuro que vamos a construir, también destacaría la preeminencia del poder civil sobre el poder militar, claramente expresada en sus proyectos constitucionales, pues el mundo militar debe estar subordinado a el gobierno civil. Como subrayó con frecuencia el Libertador, “el espíritu militar en el mando civil es insoportable”.

Por último, pero no menos importante, en este resumen de las noticias de Bolívar, valen estas palabras del discurso de Angostura, violadas tantas veces en nuestra traumática historia republicana: “Nada es tan peligroso como dejar que el poder se quede en el mismo ciudadano… El pueblo se acostumbra a obedecer”. él, y él para mandarle, de ahí la usurpación y la tiranía”.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Fito Saenz Olvera