T-MEC: pasamos de una etapa de sonrisas y palmadas en la espalda a una etapa de confrontación

Nota del editor: Jorge G. Castañeda es colaborador de CNN. Se desempeñó como Secretario de Relaciones Exteriores de México de 2000 a 2003. Actualmente es profesor en la Universidad de Nueva York y su libro más reciente, «America Through Foreign Eyes», fue publicado por Oxford University Press en 2020. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor Puede encontrar más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN Español) — La solicitud de consultas al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) por parte de estos dos últimos países por presuntas violaciones por parte de México abre una nueva etapa en las relaciones entre este país y Estados Unidos. Durante el cuarto de siglo del TLC anterior, Estados Unidos nunca invocó los mecanismos de solución de controversias allí previstos.

También introduce un nuevo factor decisivo en la gestión de Andrés Manuel López Obrador en el último tercio de su mandato. Es uno de los hechos más importantes del gobierno de la llamada cuarta transformación.

En definitiva, Ottawa y Washington argumentan que el gobierno de López Obrador ha violado varias disposiciones energéticas del T-MEC, tanto en lo relativo a hidrocarburos como a electricidad.

Invocan los capítulos 2, 14 y 22 del tratado y alegan que México no ha respetado varios de sus artículos. Entre ellos están el trato igualitario de socios y nacionales, el trato igualitario incluso con los monopolios estatales, y otorgar a Estados Unidos y Canadá un trato energético no menos favorable que el que otorga México a otros países. Se refieren al acuerdo que firmó México con la Unión Europea en 1998 y al nuevo TPP, denominado CPTPP, con los países del Pacífico.

López Obrador respondió que siempre ha insistido en que se incluya un capítulo en el tratado -el capítulo octavo- que garantice el dominio mexicano sobre los recursos hidrocarburíferos y que la electricidad se produzca principalmente con hidrocarburos. Por ello, considera que los elementos invocados por sus socios son inaplicables a la energía.

Más allá de la discusión técnica, compleja y detallada, si los tres países no se ponen de acuerdo en un plazo de 75 días, se crearán dos paneles de tres expertos cada uno para arbitrar.

Si la decisión es en contra de México, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá pueden imponer aranceles equivalentes a las inversiones afectadas por el incumplimiento del tratado, por un monto de hasta 30,000 millones de dólares estadounidenses. Probablemente se aplicarían a los sectores más vulnerables de la economía mexicana y que involucran a la mayoría de las personas: agricultura de exportación, parte de la industria manufacturera, producción de cerveza, etc.

La gran mayoría de los expertos en acuerdos comerciales, así como los negociadores anteriores del acuerdo por parte de México y Estados Unidos, creen que México perderá el arbitraje si los tres países no logran llegar a un acuerdo de antemano. Lo que argumenta López Obrador, que hubo una exclusión o exclusión del sector energético en el T-MEC, simplemente no está fundamentado ni corroborado en ningún texto del documento firmado en 2019 por el propio López Obrador. Salvo estipulación en contrario, los artículos “transversales”, entre ellos el 2, 14 y 22, se aplican a todos los sectores de la economía, sin excepción. En ninguna parte del Tratado hay una disposición en contrario.

Hasta la decisión del representante comercial de la administración Biden de buscar consultas, la actual administración demócrata había adoptado una línea muy clara, y controvertida, en sus tratos con México. En pocas palabras, a cambio de que López Obrador impida, en la medida de lo posible, la llegada de flujos migratorios de otros países a la frontera entre México y Estados Unidos, y que quienes han llegado a dicha frontera se queden del lado mexicano. mientras esperaba sus audiciones, Biden haría la vista gorda a todo lo demás.

Resistió todas las presiones, solicitudes, sugerencias y advertencias de varios sectores de la sociedad estadounidense para formular públicamente una larga lista de reclamos contra López Obrador.

Esta lista incluía, por supuesto, inversiones en energía y transgénicos, pero también la politización de la justicia en México, los asesinatos de periodistas y ataques a intelectuales, las violaciones a los derechos humanos de los migrantes, el incumplimiento del Acuerdo de París y la poca La cooperación mexicana en la lucha contra el cambio climático y el tráfico de fentanilo, la simpatía con las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, la poca solidaridad con Ucrania y hasta los gestos disparatados del presidente mexicano, como pedirle a Washington que deje de perseguir a Julian Assange.

Todas estas demandas han sido expresadas por senadores y congresistas, por asociaciones empresariales o lobbies, por activistas por el medio ambiente, por los inmigrantes, por los derechos humanos y por ONG de todo tipo. Biden optó por ignorarlos, incluso durante la última visita de López Obrador a Washington, durante la cual el presidente mexicano pasó 31 minutos del tiempo de prensa en el Despacho Oval en un monólogo insólito en el que le sermoneaba a Biden sobre mil y una preguntas. Incluso el desacuerdo sobre si EE.UU. estuvo o no involucrado en la captura de Rafael Caro Quintero no llevó a que Biden se despeinara frente a López Obrador.

Todo esto cambió con la decisión de solicitar consultas sobre el T-MEC. O el propio Biden estaba harto de tantas provocaciones mexicanas, o su equipo de seguridad nacional, que coordina todos estos archivos, ya no resistió la presión, o Washington entendió por fin que la principal amenaza migratoria para los Estados Unidos venía del descalabro económico de México. . , creado por las políticas públicas de López Obrador, o una combinación de todas estas explicaciones finalmente se unieron para acabar con la postura anterior.

El caso es que hemos pasado de una etapa de sonrisas y palmadas en la espalda a una etapa de confrontación, en el área que más importa: la inversión, la economía, las tarifas y los procedimientos institucionales, que son más discrecionales.

Para el último bienio de López Obrador, la redefinición americana presenta muchos desafíos. No tienes mucho margen de maniobra. Para él, la energía, es decir Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, es un asunto emblemático, de vida o muerte.

No puedo retroceder. Sin embargo, al mismo tiempo, emprender una cruzada contra los Estados Unidos y todos aquellos en México, Canadá e incluso la Unión Europea que no están de acuerdo con su posición conlleva un grave peligro. La economía mexicana se estanca, las inversiones bajan, la violencia no cesa y se acerca la sucesión presidencial.

Añade a estos retos un enfrentamiento con tu vecino que no es cualquier cosa.

O tiene que retroceder, aceptar que sus negociadores lo engañaron en 2019 o no entendió lo que firmó. Es poco probable que esto suceda. Se avecina una tormenta, por no decir una tormenta perfecta.

Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo