Venezuela no se ha arreglado, pero no hay motivo para celebrar

odebrecht venezuela
Metro Guarenas – Guatire Foto: Archivo

Venezuela no se ha asentado económicamente ni de ninguna otra manera.

Qué pasó con la designación del nuevo TSJ, la imposibilidad de restablecer las negociaciones en México, la continua violación de los derechos humanos, incluidos los del periodista Roland Carreño, o la situación de impotencia en la que se encuentra la etnia yanomami, acosada por la Nacional Guardia, representan sólo algunas muestras de la precariedad institucional existente. El colapso de los servicios públicos, especialmente de la electricidad en esta temporada de lluvias que recién comienza, muestra la infinita incompetencia del gobierno para solucionar los problemas básicos de la vida cotidiana. Es tan insólita la paradoja que las lluvias han aumentado pero la gente se queja porque en las casas el agua pasa por el techo y el suelo, pero no por las cañerías. La rutina diaria de los venezolanos es un vía crucis.

En el ámbito económico, es cierto que se han reanudado determinadas actividades. Se incrementaron las importaciones de productos alimenticios, bebidas alcohólicas, electrodomésticos, electrodomésticos, productos electrónicos y otros bienes manufacturados. Los puertos han logrado un dinamismo moderado. Los restaurantes y lugares de reunión informales han proliferado en varias áreas de Caracas. En la capital se ha intensificado el tráfico de automóviles a medida que ha aumentado la producción nacional de gasolina y, en consecuencia, se ha ampliado la distribución.

Sin embargo, los «motores de la economía» -expresión de la que abusa el gobierno- están apagados o al ralentí. Los grandes edificios están paralizados. Incluso estos comenzaron en vida de Hugo Chávez. El metro de Guarenas, la renovación de la línea eléctrica, la red ferroviaria nacional, la ampliación de la autopista de Caracas hacia el oriente del país. Nada de esto continuó. Las rutas de penetración agrícola, la construcción de nuevos silos y hasta el tercer puente sobre el río Orinoco, son algunas de las obras inacabadas en las que el gobierno ha invertido enormes fortunas que han ido a parar a los bolsillos de los hipsters. En Venezuela desde hace muchos años no se construyen nuevas carreteras, caminos largos u otras vías de comunicación, y no se realiza mantenimiento preventivo a las que ya existen. Los días en que el gobierno construía más de 10.000 viviendas al año son parte del pasado democrático. La industria del automóvil -encadenada a muchas actividades que dan abundante empleo, entre ellas la industria del vidrio- se quedó estupefacta. Solo un puñado de vehículos de transporte y carga se ensamblaron el año pasado. Este año va en la misma dirección.

Tercer puente sobre el Orinoco. archivo de imagen

La nación está a años luz de tener un cinturón industrial como el que atravesaba Aragua y Carabobo en la zona costera norte-central. O en Guayana, polo de desarrollo, donde CVG ha servido de bujía para el crecimiento de toda la región. Incluso la industria petrolera, de la que vive el gobierno de Maduro, no da señales de una recuperación sostenible. Actualmente, la producción de crudo es menos de un tercio de lo que era cuando Chávez asumió la presidencia de la República.

La economía bajo Nicolás Maduro se ha arruinado. La oposición no debe alegrarse de esta calamidad. Es una tragedia que el país se haya empobrecido, que continúe el empobrecimiento de grandes sectores de la población, que no se detenga el éxodo de jóvenes venezolanos en plena capacidad productiva y que el ambiente que rodea a la gran mayoría de ciudadanos se caracterice por la degradación y la desesperación. .

Hay que cambiar la imagen de miseria generalizada. La oposición no debe temer que durante los últimos dos años, después de una recesión prolongada, ha habido un repunte que ha creado la burbuja de crecimiento económico que vemos ahora.

Nicolás Maduro presume de este modesto repunte. Pide el Premio Nobel de Economía para sí mismo. En realidad, debería ser entregado a Química por convertir el bolívar en materia fecal. Después de pasar años ignorando los consejos de los economistas más sensatos y cometiendo todos los errores y meteduras de pata que se le ocurrieron, comenzó a abandonar el socialismo del siglo XXI y dejó que la actividad económica fluya según su propia dinámica, sin controles de precios ni de cambios, sujeta a la ley. de oferta y demanda, y en un marco de relativa libertad. Maduro se dio cuenta de que la economía de mercado no es tan mala como le decían los cubanos y que para exponer ciertos logros frente a propios y extraños, debía aflojar un poco las ataduras que mantenían al aparato productivo a un anclaje tan pesado como el estatismo y desmedido. intervencionismo

Estas muestras de pragmatismo y sentido común han traído cierto alivio a Maduro y al pueblo. La oposición deberá comportarse como las fuerzas opositoras en todos los países del mundo: deberá fortalecer su organización y su contacto con los intereses de los ciudadanos, y dotarse de propuestas atractivas que cautiven. Aquí es donde están los desafíos.

@trinomarquezc

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Fito Saenz Olvera