La pandemia y la guerra, provenientes del Este de la Ilustración, aparentemente no son capaces de hacer reaccionar las conciencias de Occidente a las leyes. Estos, como muestran las historias y acciones de sus autores, avanzan para mineralizar una cosmovisión destructiva de las raíces de la civilización judeocristiana.

El «aquí y ahora», que se materializa en el voluntarismo del «tenerlo» y por este «deber», independientemente del «deber» y de la abstracción de todo «valor» ético, es ajeno en Occidente incluso a los seguidores de la utopía marxista. Vinculadas a la razón de la historia ya la dinámica de sus fuerzas, no dicen que estén ancladas a la fatalidad de la corriente. Destronados de los dioses, sí, los marxistas conservan, sin embargo, un sentido de aspiración -erróneamente en mi opinión- que, como Odiseo, según creen, los conducirá a su Ítaca.

En esto no se diferencian de quienes, apuntando a los aspectos universalistas del judaísmo o del cristianismo, han creado «una cultura cargada de sentido» para toda la humanidad; afirmado en la herencia de la Biblia como dijo David Ben-Gurion en 1948 o, en el caso de los cristianos, cuantificando su destino en la idea de la Resurrección Mesiánica. Más allá de lo confesional, ambos reivindican, en sí mismos, el carácter inalienable e inviolable de la dignidad inmanente a la persona humana. Tener un proyecto de vida es lo específico de esto.

Esto implica tener raíces, tener memoria, sin avergonzarse de ello. Evitar la pérdida de identidad y vivir como sobrevivientes, impulsados ​​por cualquier circunstancia. Pero esto implica, en conjunto, asumir el futuro como un derecho inalienable y con audacia, para no caer en el plan del taciturno, dependiente del “aquí y ahora”, y captar el presente como realidad y en su juego. , tal como es. La realidad humana y su experiencia escapan al capricho oa la hipoteca ideológica que atomiza y fragmenta, como ocurre con las identidades de nueva cuño. Esto es también lo que apoya el Papa Francisco.

La cuestión es de actualidad porque la guerra de Rusia contra Ucrania comenzó en 2013. Escandaliza tardíamente a un Occidente febril pero avergonzado de su historia, caprichoso como Vladimir Putin y reivindicativo de las libertades del prêt-à-porter. Solo ve lo que le muestran las imágenes de Hollywood o Twitter. ¡Otro Hitler renacido en Rusia! Las violaciones masivas de los derechos humanos que provoca, en sus enfrentamientos contra los ucranianos, se multiplican, y esto es flagrante.

Sin embargo, corre hacia los árboles. La noticia que nos alimenta en occidente es diferente a la que llega al otro lado, al este y al pacifico, con sus verdades o medias verdades, o noticias falsas. No olvidemos que éste es muy diferente del Mediterráneo atlántico, al que se limita nuestra perspectiva. Y el tema es mundial.

Media una historia construida entre 1989 y 2019, comprada por el propio Occidente y sus gobiernos, sin críticas. Está recogido y resumido en el Pacto de Pekín, firmado por Rusia y China el 4 de febrero, en vísperas de la etapa final de esta larga guerra contra Ucrania.

Somos tan miopes que nuestras élites políticas y destacados analistas aún insisten en separar el trigo del heno, afirmando que no se puede acusar al Imperio Mandarín de connivencia con las acciones sin sentido atribuidas a Putin.

Ambos le han dicho a Occidente que son potencias mundiales orgullosas de su pasado, construido a lo largo de miles de años, y que están llamados a dirigir los destinos del mundo globalizado. Mientras auspician una gobernanza digital, financiera y comercial, en la que sus gobernados sean simples números o datos para la construcción de algoritmos, al mismo tiempo exigen que cese el reclamo judeocristiano de Occidente, si quiere la paz.

No aceptan las prédicas universales sobre los derechos humanos y sobre una concordia afirmada sobre la experiencia humana de la democracia. Estas deben ser y ser consideradas, según Rusia y China, como categorías personales, quizás nacionales, a la luz de cada realidad histórica particular y justificables por sus gobiernos al mirarlas. En definitiva, cada uno de nosotros debe trasladarse al “aquí y ahora”, para “tener” y antes “tener que”, según los dictados del emergente capitalismo de vigilancia y sus dictaduras del siglo XXI. El deber y el valor son secundarios.

Las preguntas están golpeando.

¿Es hipocresía occidental criticar a Putin por su despliegue militar y al mismo tiempo silenciar a una mayoría cuando es expulsado del Consejo de Derechos Humanos? En el “aquí y ahora”, está tachado y es válido, pero no fue cuando debería haber sido, en 2014, en el mismo momento en que el gobierno ucraniano denunciaba la invasión de Naciones Unidas a Crimea rusa y Sebastopol.

Una gran cantidad de gobiernos latinoamericanos todavía están sacando provecho del dinero chino, minimizando las responsabilidades de Xi-Jinping en la pandemia y actuando distraídos cuando señalan que China está detrás de escena asociada con la agresión rusa y su incursión armada en el Ruz de kiev.

Las Naciones Unidas, en resumen, somos nosotros mismos, nuestros estados, nuestros gobiernos, nuestra gente. En 2004 llamamos a declarar el 7 de abril como Día Internacional de Reflexión sobre el genocidio de Ruanda, ocurrido en 1994. Entonces fueron asesinados 800.000 ruandeses, un genocidio del que Naciones Unidas es culpable, según investigadores. Occidente, que vivió el Holocausto, ha perdido la memoria. Mientras rompe con sus antiguas raíces que cantan a la vida, se alimenta de la destrucción de sus íconos, quema iglesias, no mira los genocidios a cámara lenta que se desarrollan a su alrededor, en Nicaragua, Cuba y Venezuela. Está conmocionado por las víctimas ucranianas. ¿Porque?

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!
Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo